viernes, 20 de mayo de 2016

Jornada "Pro Orantibus": Clara de Asís. Habitada por la vida y el amor

Clara de Asís. Ediciones Franciscanas. Visita nuestra tienda online.Junto con la celebración este domingo de la Santísima Trinidad, la Iglesia celebra también la Jornada "Pro Orantibus", una oportunidad para acercarnos y conocer mejor la vida contemplativa y para agradecer su presencia en la Iglesia y en el mundo.

Nosotros queremos ofrecerte esta sencilla aproximación a los modos de oración y contemplación de Clara de Asís. Ojalá las prisas no te impidan llegar hasta el final de esta reflexión. Te aseguramos que merecerá la pena pararte por unos minutos y dejar que la luz de Clara, que no es otra cosa que el reflejo de la Luz de Dios, inunde tu corazón, tu mente, tus sentidos...

Un manantial que enamora
El secreto elocuente de Clara fue su oración, ese "estar" largo tiempo en relación continua con el Señor, su pasión, su Amado. Un sereno y reposado mirar a Jesucristo,a quien es el Camino hacia el Absoluto, es toda la ciencia y método que Clara nos ofrece seguir. "Pon tu mente, pon tu alma, pon tu corazón..." (Cf. 3Cta Cl, 12-13). Basta saber qué significa estar enamorado para enteder lo que las palabras de Clara quieren expresar.

Una oración hecha vida que cambia a la persona
La oración de Clara no era algo intimista sino que traslucía la Vida de Dios. Desde su "ser orante" Clara era vida para los demás porque estaba en conexión con la Vida. Como el calor va modificando la estructura interna de los átomos, contemplar a Dios con la mente y el corazón nos va transformando en personas nuevas, portadoras der destellos de trascendencia en nuestro sencillo y cotidiano quehacer. Clara nos enseña ese "parar" y luego "volver a actuar" desde lo contemplado.

Una oración que es danza de dos corazones
La oración y contemplación de Clara no es una virginidad apagada y aburrida, sino hoguera que brilla en la noche, al amanecer, todo el día. Clara comunica su experiencia orante en un lenguaje esponsal, vivo, enamorado. Clara ha sentido que Dios se ha entregado totalmente a lo humano y este será el modo de vivir con el que ella queda configurada: darse a lo humano, a sus hermanas, a la gente, a la Iglesia, como Dios lo ha hecho.

Una oferta que no pasa
Nuestra sociedad, cansada de una religión de culto y formas, sigue sedienta de trascendencia. En nuestra sociedad, que favorece y alimenta vivir desde la superficie, desde lo inmediato, siempre con prisas, Clara es reflejo de otra forma de vivir lo cotidiano, incluyendo en nuestro espacio la oración, el silencio.

(Entresacado del libro: "Clara de Asís. Habitada por la vida y el Amor", Hnas. Clarisas de Salvatierra. Ediciones Franciscanas Arantzazu, 2014).


0 comentarios :

Publicar un comentario